Buscador

Twitter

Facebook

Publicidad

Entrevista a Luis Fernando Rodríguez Carrillo (hermano mayor de la Hermandad del Baratillo).

El Penitente
Compartir Noticia
Entrevista a Luis Fernando Rodríguez Carrillo (hermano mayor de la Hermandad del Baratillo).

- ¿Qué es para Luis Fernando Rodríguez Carrillo la Semana Santa?

La celebración de la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo. Es la culminación del periodo de Cuaresma, tiempo en el que se produce la esencial expresión de protestación de fe, devoción religiosa y veneración a nuestras imágenes. Es el momento de reencuentro y convivencia con nuestros hermanos, devotos, familiares y seres queridos con los que compartir sentimientos, recuerdos y vivencias. Es la mayor manifestación de religiosidad popular.

- No cabe duda de que el Baratillo es una de las hermandades que más ha crecido en los últimos años. ¿Cuáles han podido ser los principales motivos de este crecimiento?

Es cierto y es un orgullo y una enorme satisfacción que el crecimiento de nuestra Hermandad en los últimos años se está produciendo de manera exponencial. Y esta creciente progresión, no es fruto de la casualidad, en este mundo de las hermandades y cofradías sólo existe trabajo, esfuerzo y muchas horas de dedicación. Es el fruto del desvelo y esmero de muchos hermanos que día tras día, año tras año, han ido poniendo su granito de arena y labrando una seña de identidad propia. La Hermandad del Baratillo es una hermandad de barrio, abierta y popular, que ha cultivado y fomentado durante los más de tres siglos de existencia la devoción creciente a sus Titulares.

- Si el año se estuviese desarrollando en normales circunstancias, ¿cuál sería el momento más especial para Luis Fernando Rodríguez Carrillo en la Hermandad del Baratillo?

Durante un año, en la vida de una Hermandad disfrutamos de muchos momentos especiales, cultos, caridad, etc. Pero sin duda, la fecha que todos tenemos marcada en nuestros almanaques baratilleros es el Miércoles Santo del 2022 en el que, si Dios quiere, volveremos a disfrutar de nuestra Estación de Penitencia.

- ¿Cómo viviste el Miércoles Santo del año pasado?

Fue una Cuaresma muy triste, las circunstancias que vivimos fueron muy duras, tuvimos la desgracia de que nos dejaran por esta maldita epidemia, hermanos muy significados y queridos, como nuestro eterno prioste, D. Antonio Pardo. Y al mismo tiempo, tuvimos que trabajar intensamente para mantener nuestros cultos, desarrollamos un amplio programa videográfico que compartimos con nuestros hermanos a través de las redes sociales y en el que contribuyeron especialmente nuestro Director Espiritual, D. Andrés Ybarra y el community manager de nuestra corporación, D. Francisco Javier Rodríguez.

- ¿Cómo está afectando el covid-19 en el día a día de la corporación?

Está incidiendo bastante, desgraciadamente nada es igual, nos está obligando a adecuarnos constantemente a las restricciones establecidas, y dada las dimensiones de nuestra Capilla, el aforo ha quedado muy limitado, y la actividad litúrgica se ha visto muy restringida al acceso presencial de nuestros hermanos, por lo que hemos tenido que potenciar la actividad a través de las redes sociales y el canal de Youtube de la Hermandad. Igualmente, nos hemos visto en la necesidad de constreñir los actos sociales y convivencias, haciendo uso de las tecnologías para mantener la actividad formativa.

- ¿Se han mantenido los proyectos de mejora del patrimonio de la hermandad? ¿Cuáles son?

Los proyectos ya comprometidos como la restauración del retablo del Cristo de la Sangre se ejecutarán en este ejercicio. Para el presente ejercicio tan sólo hemos presupuestado la restauración de la candelería del nuestros altares y la realización de un confesionario tan necesario como demandando por nuestros hermanos y en especial en este año que en el que se conmemora la figura de San José y en el que hemos desarrollado un completo programa en nuestra Hermandad para lograr la indulgencia en el que se fomenta la confesión sacramental, comunión y oración, por el Santo Padre y sus intenciones.
No es un año de grandes inversiones, hay que tener en cuenta que, con la suspensión de la Estación de Penitencia, son dos años sin ingresos derivados de la Semana Santa, especialmente las papeletas de sitio y venta de recuerdos, y tenemos que ajustarnos presupuestariamente y nuestro principal objetivo es junto a la actividad de cultos, la labor de caridad y asistencia social a nuestros hermanos necesitados, que se ha visto significativamente incrementada en los últimos tiempos.

- ¿Cuál es la labor que actualmente está llevando a cabo la Diputación de Caridad?

Fundamentalmente la atención a los necesitados, alimentos, ropa y artículos de primera necesidad. También estamos colaborando con varios conventos y parroquias contribuyendo a cubrir sus necesidades básicas dada la pérdida de ingresos que vienen sufriendo desde hace ya un año. Y continuamos con proyectos ya tradicionales para nosotros como el Economato Casco Antiguo, Fundación Juan Bonlad, Hospital de la Santa Caridad…
Asimismo, como novedad, hemos firmado recientemente un convenio de colaboración con la asociación benéfica “Unidos por la Caridad”, con el objetivo principal de atender las necesidades de inserción social y laboral de personas con discapacidad.

- ¿Algún proyecto que tenga en mente la Junta de Gobierno, y que, por el momento, no se haya podido abordar?

Siempre existen proyectos que abordar, cuando las circunstancias lo permitan tenemos que afrontar la restauración del techo del palio y bambalinas.

- Se habla mucho de la reforma del Miércoles Santo, ¿Cómo se podría solucionar la jornada?

Sobre todo, con mucho diálogo, comprendiendo las circunstancias y necesidades de cada corporación intentado conciliar todas y cada una de ellas.

- Si no recuerdo mal, en la toma de posesión de la Junta de Gobierno hiciste alusión a tu vinculación con José Rodríguez Fernández- Andes.

Así es, en mi intervención, le daba gracias a Dios por otorgarme la gracia de presidir la Junta de Gobierno de mi Hermandad del Baratillo, especialmente en el año en que celebramos el 75 aniversario de la hechura de la Virgen de la Piedad, obra del citado imaginero sevillano, con quien me une relación de parentesco por mi abuelo paterno. Mi abuelo Eligio Rodríguez y el imaginero José Rodríguez Fernández-Andés eran primos hermanos. Recuerdo con cariño y nostalgia como nos contaba mi abuelo cuando recogió a su primo en la estación de tren para acompañarle con su maletín a entregar a la Hermandad la imagen de la Virgen de la Piedad.

- A título personal, ¿considera Luis Fernando Rodríguez Carrillo que se debe pregonar la Semana Santa de 2021?

Me encantaría que se pudiera celebrar el pregón, estoy deseando escuchar como nuestro hermano D. Julio Cuesta nos cuenta desde el atril sus vivencias y sentir cofrade con su base de profundas creencias religiosas.

-Este año tampoco habrá procesiones en Semana Santa. ¿Se ha planteado ya la Hermandad del Baratillo cómo afrontar la próxima Cuaresma y Semana Santa?

Por supuesto, le vamos a dar el contenido debido al tiempo de Cuaresma. En este año, además de los cultos establecidos en nuestras Santas Reglas, Quinario, Función Principal de Instituto, Veneración de la Virgen de la Piedad y Cristo de la Misericordia, celebraremos un Triduo especial de San José y una Función Solemne que presidirá el Excmo y Rvdmo. Sr. Cardenal Carlos Amigo Vallejo, así como un retiro que ha impartido nuestro Hermano D. Manuel Sánchez Sánchez.
Y para la Semana Santa, y especialmente el Miércoles Santo, estamos trabajando para darle el debido sentido litúrgico y evangelizador que os comunicaremos a través de nuestras redes sociales.

EN UN MINUTO:

-Una Hermandad.
El Baratillo.

-Un Cristo.
El Santísimo Cristo de la Misericordia.

-Una Virgen.
Piedad y Caridad.

-Una calle para ver pasar una cofradía.
La calle Adriano, saludo al Baratillo.

-Una banda.
De cristo la Banda del Sol, y de Palio el Carmen de Salteras.

-Una marcha.
De cristo “la Rosa del Arenal” y de Palio “La Caridad del Arenal”.

-Un momento para recordar.
Cuando mi madre y mi mujer me ayudan a vestirme de nazareno.

Arriba!